jueves, 8 de enero de 2015

Je suis Charlie



Los atentados de París nos han recordado que el terror no tiene fronteras. Pero debemos prestar atención acerca de un hecho insoslayable: que son las poblaciones de países donde más arraigado está el Islam las que sufren los mayores ataques terroristas. Es el caso de las matanzas perpetradas en el norte de Nigeria por el grupo Boko Haram.
 

A raíz del brutal atentado sufrido por el semanario satírico francés Charlie Hebdo, que publicó varias caricaturas de Mahoma en 2006, surgieron protestas espontáneas de la población unida bajo el lema "Yo soy Charlie" reflejado en pancartas bajo las que más tarde desfilarían dirigentes de distintas procedencias, preferencias y raleas. Incluidos los que mantienen en sus países severas políticas represivas.

En esos momentos de fuerte carga emocional, la mayoría de los europeos aceptamos la versión de una agresión a la "tolerancia", los "valores occidentales" o la cacareada "libertad de expresión"; o la de una escalada de la "guerra santa" en nombre de Alá; o la de una acción estratégica de Al Qaeda para posicionar al islamismo. Sin embargo, son escasas las reflexiones sobre una realidad palpable: que los operativos de esos grupos terroristas no benefician en nada al Islam, al contrario, lo perjudican fomentando el desarrollo de grupos extremistas de sentido contrario agrupados bajo la bandera de la islamofobia.

Los ataques de París nos han recordado que el terror no tiene fronteras. Pero debemos prestar atención acerca de un hecho insoslayable: que son las poblaciones de países donde más arraigado está el Islam las que sufren los mayores ataques terroristas.

Desde hace tiempo un grupo yihadista, tan sangriento en sus acciones como esperpéntico en sus proclamas, viene cometiendo tropelías en el norte de Nigeria con el propósito de establecer un estado islámico. Se trata de Boko Haram, nombre que significa "la educación occidental es pecado". Boko, versión pidging del inglés 'libro' como síntesis de toda la cultura occidental, de toda su educación, y el árabe haram, prohibido, vendría a ser, en opinión de Carlos Esteban "un trasunto salvaje y nada sutil de Fahrenheit 451. Representan el fanatismo religioso, la negación del saber, la violencia como 'ultima ratio', la sumisión absoluta de la mujer, el desprecio total por la vida de los ajenos a la tribu. Quemar chicos adolescentes, secuestrar niñas para venderlas o encerrarlas en un harén". 


Boko Haram no ha dudado en utilizar a una niña de 10 años como detonador de una bomba en un mercado, justo después de masacrar a unas 2.000 personas en el ataque a la localidad de Baga, en el noreste del país. Ese grupo no sólo atacó Baga en repetidas ocasiones sino también unas 15 localidades cercanas.
 
Hoy, Boko Haram controla un área similar al tamaño de Dinamarca en un país como Nigeria, atrapado en un conflicto brutal que está enfrentando a musulmanes y cristianos, y cuyo trasfondo incluye tensiones entre una élite corrupta enriquecida por el petróleo y la empobrecida población del norte, marginada y abandonada a su suerte. Más de 10.000 personas han sido asesinadas en 2014 y más de 1,6 millones de nigerianos han huido de sus hogares.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Viaje al Trou au Natron


Viajar durante días por las arenas del Sáhara hasta llegar a las montañas del Tibesti, y una vez allí descender al espectacular cráter del Trou au Natron tal vez sea una extravagancia. Pero, tal y como está el panorama, hay cosas de peor gusto. Verbigracia, tragarse, aunque sea en reseña diferida, un discurso del presidente del Gobierno o del Rey invitándonos a tener confianza en el futuro inmediato mientras anuncian subidas de pensiones o del SMI que suponen un verdadero insulto a la inteligencia.
 
"Lleva cuidado con lo que deseas porque podría acabar cumpliéndose", dice el proverbio. Uno tiene derecho a tener sueños, como el que albergo desde que, en los años 70 del siglo XX, a bordo de un "cuatro latas", recorrí la pista transahariana argelina hasta Tamanrasset, en la región del Hoggar. Entonces nació el deseo de llegar al Tassili n'Adjer y proseguir por las balizas que dejó la misión Berliet en el desierto del Níger, y de ahí a Zouar, en el Tibesti chadiano. Problemas de índole personal y económica me impidieron llevar a cabo un viaje que al día de hoy resulta irrealizable dada la extrema conflictividad existente en el territorio sahariano. La pista Seguedine a Zouar está sembrada de minas. Así que, antes de que los años me pasaran la factura de la fatiga de materiales, debía aprovechar la relativa estabilidad reinante hoy en la República Democrática del Chad para llegar, por una vía más corta, al Trou au Natron.

El plan consistió en montar junto a mis amigos Elena López y Gustavo Cuevas, una expedición ligera: dos vehículos 4X4 y sus correspondientes conductores y un guía de la etnia tubu, amén de un cocinero shara. Con autonomía de combustible, agua, provisiones, tiendas, etc. Partiendo de Ndjamena, la ruta sigue el curso del Bahr el Ghazal hasta adentrarse en la inmensidad de arena del erg Djourab para llegar, vía Faya Largueau, a Zouar, cerca de la arbitraria línea fronteriza con Libia y Níger. (En África no hay fronteras, ni siquiera entre la vida y la muerte, afirmó el poeta senegalés Léopold Sédar Senghor). En esos arenales que aparentan desembocar en la nada se han librado guerras que han dejado la ruta jalonada de chatarra bélica, y lo que es peor, de zonas sembradas de minas explosivas por las que sería fatal aventurarse sin un guía buen conocedor del terreno.
 
 
 
A partir de Zouar, las arenas pierden protagonismo ante los tremendos pedregales por los que se abre paso la durísima pista de montaña que se dirige hacia Bardai. La altitud se va elevando progresivamente hasta alcanzar una plataforma que ronda los 2.200 m. Es allí, aproximadamente a mitad de la ruta, donde aparece el abismal "agujero" del Natron. 

Nos hallamos ante el monumental cráter de un volcán apagado situado en lo más remoto del Sahara, al sur del Tarso Toussidé (3.265 m) en la cordillera volcánica del Tibesti. Su nombre afrancesado alude a las grandes y brillantes costras blancas de carbonato de sodio que se forman en su fondo. De la espectacularidad del cráter dan idea sus dimensiones: ocho kilómetros de diámetro y una profundidad de 950 m, albergando en su interior los conos de otros pequeños volcanes. Espectacular, también, resulta su descenso por el único punto en que una sucesión de bloques descompuestos y viras en las verticales paredes posibilitan algo parecido a un 'camino'. Sin ser técnicamente difícil, requiere estar habituado a desenvolverse por terrenos abruptos y no tener aversión al enorme vacío que se abre a nuestros pies al comenzar el descenso. 

Comienzo del descenso al Trou en el que hay algún pasaje delicado en el que 'conviene no caerse'.

Por esta ruta, acompañados por Hassan Oumar, el guía tubu, descendimos Gustavo y yo hasta pisar las salinas planicies que alfombran el suelo de este grandioso paraje del planeta. La sombra de alguna que otra acacia dispersa brinda algo de alivio frente a la intensa luz reflejada en el fondo de este mundo mineral. Bajar al cráter de un volcán y, detalle importante, subirlo de nuevo, puede que sea una extravagancia, pero como aprendimos en la lección del viaje a Ítaca, lo que importa no es tanto la meta sino que el camino sea largo, por las experiencias que nos depara. Recorrer unos 6.000 km por el desierto nos permitiría asimismo conocer lugares tan insólitos como los lagos de Ounianga, increíbles láminas de agua de color esmeralda. Contemplar cientos de pinturas rupestres en las grutas camino del Ennedi o escuchar, en el guelta de Archei, el concierto proporcionado por los rebaños de dromedarios bramando  al unísono de placer mientras rellenan de agua sus grandes barrigas. 
Ounianga Kebir. El mayor de los lagos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco
Guelta de Archei, las caravanas por riguroso turno abrevan en el cauce, cuyos cocodrilos no amenazan a los cuadrúpedos
 

En Chad, las caravanas son todavía hoy una forma de transporte habitual, ya que la adquisición de un 4x4 no está al alcance de cualquiera. Al parecer, hay jóvenes que consiguen comprarlo con el dinero obtenido alistándose como mercenarios en alguna de las guerras declaradas en los países limítrofes. Otros, según cuentan, buscando oro en el Tibesti. Tras largas décadas de guerras internas y externas, Chad es un país pobrísimo, que ocupa el nº 184 sobre un total de 187 países incluidos en el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Exceptuando la capital, Djamena, en la extensa región norte el visitante no debe esperar encontrar ningún recurso turístico. Por lo que deberá viajar provisto de todo lo necesario, incluso para efectuar sobre la marcha las reparaciones mecánicas que sean precisas. En nuestro caso, avería en el diferencial de un vehículo y rotura de una hoja de ballesta, que fueron solucionados por nuestros competentes conductores. Hay que transportar asimismo el material de vivac, reservas de agua y el grueso de provisiones, aunque de cuando en cuando será posible abastecerse de pan en algún oasis y, si hay suerte, de hortalizas frescas. En cuanto a la carne, tarde o temprano se encuentra algún rebaño de cabras cuyo propietario no tendrá inconveniente en vendernos una res, que será sacrificada in situ e incorporada a nuestro menú. Que nadie arruge la nariz ni me venga con melindres, que los filetes comprados en asépticas bandejas en nuestros supermercados también proceden de mataderos. Situados, eso sí, a distancia de nuestras mesas para que la visión de la muerte de otro ser vivo no nos incomode. Aquí al menos se asume la responsabilidad carnívora.

Por lo que respecta a la seguridad de la región, motivo por el que abandonaron algunos de los candidatos iniciales a este viaje, no hay que menospreciar los riesgos potenciales en una zona tan conflictiva como la del Sahara/Sahel, contaminada por grupos islamistas armados. No obstante, Chad cuenta con un ejército muy potente, experimentado tanto en guerras internas como en las libradas contra Libia y Sudán, que no está por la labor de aguantar tonterías. La zona fronteriza con Nigeria, donde actúa Boko Haram, está sellada. Y en el norte, el Gobierno chadiano ha encomendado la vigilancia a soldados nativos, tubus, que conocen bien el terreno y obtienen información de sus numerosos parientes nómadas que se trasladan por la región. Esto se refuerza con la Operación Barkhane, un considerable despliegue militar del ejército francés por el norte saheliano con la misión de combatir los núcleos terroristas de corte islámico radical. 

Ubi bene, ibi patria: allí donde me encuentro bien, allí está mi patria. Anteayer en el Pirineo, ayer en el Tibesti, vivaqueando à la belle étoile bajo esa miríada de luminarias celestes presididas por Orión, que en nuestro contaminado hábitat europeo son tan difíciles de ver. Lo que las agencias de viaje venden como aventura es un producto similar al "encanto" de las casas rurales: una recreación de lo que antaño era pura cotidianeidad. Pero las gentes que viven en pleno desierto no consideran aventura encender una hoguera para calentarse por la noche. 

Tanto la tontería como el provincianismo político que abunda en nuestro país se curan viajando. Sobre todo, cuando el viaje transcurre por estos inmensos territorios donde la gente sobrevive con lo imprescindible. Aunque dar curso a aprendizajes de esta índole resulta bastante costoso para rentas modestas como la del que suscribe, me queda la satisfacción de que, fiel a mi lema, todo el gasto realizado se fue en suministros locales, sin darle un duro a las empresas afiliadas a la CEOE que fomentan, a la vez, la corrupción política y la precariedad social.









Para quienes estamos habituados a viajar por autopistas y pedir la dimisión del Gobierno en caso de que una nevada cause problemas de tráfico, viajar por el desierto nos parece una aventura. Pero escenas como las que aparecen en las imágenes constituyen parte de la normalidad para las gentes de gran parte de África: Un camión averiado, cargado de mercancías y pasajeros, que espera durante horas, o días, que le llegue una pieza de repuesto. Vivac sobre la arena. Negociación de una cabra para la despensa. Sustitución de una hoja de ballesta. Recarga de combustible a partir de la propia reserva. [Es posible ver las fotos ampliadas pinchando sobre ellas]


martes, 25 de noviembre de 2014

La Renta de Ciudadanía como indemnización por el coste social de la crisis


A los costes sociales de la última crisis del capitalismo local, hay que añadir que la ciudadanía española, en tanto que contribuyente, lleva décadas pagando costes privados sobre los que no posee ni control ni beneficio: quiebras bancarias, bancarrotas de autopistas, cierres de centrales nucleares, sondeos fallidos de fracking... Es justo, pues, reclamar una contrapartida a este esfuerzo nacional. Esta indemnización social refuerza el argumento político y moral para reivindicar un Ingreso Ciudadano. Aunque Podemos renuncie a empoderar a la gente y se conforme ahora con algo tan viejuno como el humillante artefacto del ingreso de inserción.

El listado de ayudas, socorros y rescates al tinglado fnanciero y gran empresariado del país es demasiado extenso como para hacer inventario en esta página. A las ayudas registradas en el Boletín Oficial del Estado hay que añadir los casos de corrupción que afloran día a día, apestando el ambiente con su nauseabundo aroma. Cada una de esas corruptelas suponen un doble coste: lo que se embolsa el corrupto más lo que se lleva el corruptor en forma de adjudicaciones de contratos de la Administración.  

Un recentísimo ejemplo de ayuda pública con dinero del Estado es el acuerdo del Consejo de Ministros mediante el cual la empresa Enagás, participada por el Estado y con varios ex dirigentes del PP en su consejo de administración, deberá indemnizar con 1.350 millones de euros a la compañía Escal UGS, participada en un 67 por ciento por ACS, la constructora que preside el mandatario del Real Madrid, Florentino Pérez. 

Esta compañía ha recibido ya esa astronómica indemnización por el fracaso de la planta de almacenamiento de gas Castor cuya operación empezó a causar terremotos en las costas de Tarragona y Castellón debido a las deficiencias de ingeniería y construcción de la obra. Esta astronómica cantidad se irá repercutiendo en la tarifa del gas de los consumidores durante los próximos 30 años. Todo un canto al revés al tan cacareado riesgo empresarial que glorifica la iniciativa privada.

Esta última 'estafa legal' —estafa política y moral legalmente instrumentada— del Gobierno coincide en el tiempo con la intensificación del debate sobre la oportunidad de instaurar una Renta Básica de Ciudadanía (RBC). Debate incentivado en la opinión pública por Podemos, el recién nacido partido político cuyos líderes han agitado la bandera del ingreso ciudadano como forma de ganar popularidad en la opinión pública. Vean si no, este vídeo en el que Pablo Iglesias junior explica, con aparente convicción, principios idénticos a los que llevamos defendiendo desde hace muchos años desde el Observatorio de Attac y la Red de Renta Básica.

El renuncio de Iglesias según Peridis en El País.
No obstante, Podemos acaba de descartar la Renta Básica de su programa de gobierno. Lo cual era previsible tras encomendar la redacción del mismo a los economistas Viçens Navarro y Juan Torres, ambos manifiestamente opuestos al ingreso universal. En su lugar, proponen algo tan viejuno como ¡una renta de inserción! para quienes no tengan trabajo. Lo que implica, a la postre, situar al desempleado bajo la eterna sospecha de holgazanería y convertirlo en víctima propicia para ese afán de vigilar y castigar al que tan aficionada es la derecha pura y dura. 

Aparte de las habituales truculencias con que los voceros del Orden Establecido denostan la RBC, no faltan en este debate quienes opinan que el ingreso garantizado sólo serviría para apuntalar el capitalismo impidiendo avanzar hacia el socialismo. Opinión muy respetable que se derrumba ante un pequeño detalle: ahora mismo, el socialismo ni está ni se le espera. 

No sólo no estamos en vías de construcción de una sociedad organizada de acuerdo a un modelo de socialismo. Antes bien, huelga recordar que nos hallamos bajo el aplastante dominio de un capitalismo sin trabas. Sin que haya una fuerza de izquierda capaz de hacerle contrapeso. Ni siquiera como la encarnada en su día por la socialdemocracia coherente con el Estado del Bienestar, a la que Podemos declara imitar.


Más allá de los apriorismos ideológicos, la realidad es que vivimos en una sociedad con una elevadísima tasa de desempleo y, lo que es todavía mucho peor, con una gran masa de trabajadores pobres. Es decir, un precariado sometido al más absoluto dominio por parte de los empleadores. 


Al creciente sector de ciudadanos que se encuentran sometidos a las servidumbres del desempleo, la precariedad y la pobreza le importan poco las especulaciones de salón sobre si la implantación de la RBC desembocaría en el fortalecimiento aún más de un capitalismo desenfrenado. Y yo, que vengo de ese mundo, lo que sé es que, aquí y ahora, con una RBC cuya cuantía fuera de un céntimo por encima del umbral de pobreza, dejaría de haber pobres y working poors en nuestra sociedad. Y, por tanto, aumentaría la libertad real de las personas, o sea, de su derecho a decidir. Expresión que está de moda hoy referida a una abstracción nacionalista, no al derecho universal de las personas de carne y hueso a decidir qué hacer hoy, mañana, pasado, con su vida

¿Por qué una renta de ciudadanía no ha de significar progreso? ¿Acaso reivindicar un ingreso mínimo es tan diferente de exigir servicios de Salud y Educación públicos? Hablamos, claro está, de una renta de ciudadanía, no de esa humillante renta de inserción ante la cual se ha rendido las propuestas de Podemos. Una renta de inserción condicionada es un factor de servidumbre, un artefacto de dominación sobre las personas. Un ciudadano de pleno derecho es parte integrante de la comunidad política en la que vive y por tanto, no necesita ser insertado en lugar alguno. Es el Sistema el que ha fallado y es, pues, al Sistema, a quien corresponde indemnizar al ciudadano a cuenta de los daños causados por la avería.  

Frente a inserción, insurgencia. A la ciudadanía perjudicada y no indemnizada le asiste el legítimo derecho a la rebelión. 

En su Preámbulo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Asamblea General de las Naciones Unidas (1948) considera esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho "a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la Rebelión contra la tiranía y la opresión". Lo que en buena lógica significa que la rebeldía es legítima si el Estado que la haya suscrito no cumple las garantías especificadas en la Carta.



miércoles, 5 de noviembre de 2014

Si los empresarios tienen un plan para crear empleo ¿cómo es que no lo han aplicado ya?

En octubre, el paro creció en 79.154 personas respecto a septiembre. En total, hay 4.526.804 personas inscritas en las oficinas de desempleo. Cifra que supera la que Mariano Rajoy encontró al llegar al Gobierno. Y a todo esto, la gran patronal del Ibex dice ahora que tiene un plan para crear 2, 3 millones de empleos. Si esto es posible ¿por qué no lo han puesto en práctica? Al fin y al cabo, ellos son los creadores de empleo según la doctrina neoliberal

El cinismo de las élites, ya sean políticas o empresariales, no parece tener límite. La gran patronal, tanto la de los empresarios corruptos incrustados en la dirección de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), como la que para obtener beneficios le basta ser monopolística y explotadora de recursos materiales y humanos, defiende por principio que el Estado no debe inmiscuirse en sus asuntos. Salvo, eso sí, en lo que respecta a los métodos represivos sobre el trabajador: leyes precarizadoras del contrato laboral y acción policial en caso de protesta.



George Grosz: Los pilares de la sociedad, 1926
Esa patronal paga sueldos suculentos a los teóricos de sus laboratorios de ideas y a muchos columnistas de la prensa salmón para que difundan una de las ideas fuerza del neoliberalismo: "el Estado debe abstenerse de toda acción política de fomento del empleo, porque el empleo lo creamos nosotros, los empresarios". 

Uno de esos laboratorios de ideas o think tank es el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), sostenido por las 18 mayores empresas españolas. Entre sus ideólogos se encuentran los máximos responsables de Telefónica, El Corte Inglés, Mango, Grupo Barceló, Banco Santander, Repsol, Acciona, La Caixa, BBVA, Inditex, Grupo Planeta, MAPFRE, ACS, Ferrovial, Havas Media Group, Mercadona e Iberdrola y el Instituto de la Empresa Familiar. Entidad esta última que acaba de celebrar su XVII Congreso Nacional de la Empresa Familiar en Alicante, bajo los auspicios de notables autoridades, como el Rey, el presidente del Gobierno y Sonia Castedo, la doblemente imputada alcaldesa de la ciudad mediterránea.

Esta distinguida grey se descuelga ahora con el feliz anuncio de que tienen un plan a través del cual sería posible crear empleo. Así lo afirma en su informe 'España 2018', un plan de choque con medidas de carácter económico e institucional que permita la creación de 2,3 millones de empleos hasta 2018, y la reducción de la tasa de paro por debajo incluso del 11%.

Y la pregunta que haría el observador socrático es: si ese plan es posible, y si los empresarios son, según la doctrina imperante, los creadores de empleo ¿por qué no lo han puesto ya en práctica? ¿Por qué no han hecho ya uso de su prerrogativa doctrinal y contratado, a través de sus empresas, a esos dos millones largos de personas. Porque no sólo no lo han hecho, sino que ahora vuelven la mirada hacia el tan criticado Estado pretendiendo situar la pelota sobre su tejado.
 

Entre otras medidas, le piden al Gobierno que combata con denuedo y eficacia la economía sumergida. No, no hablan de las cuentas que muchos empresarios tienen en paraísos fiscales, sino de los parados sospechosos de trabajar en la economía negra. Para ello, el CEC pide que se aumente el número de inspectores laborales, se incentive fiscalmente la transición hacia contratos formales, y se cambien las actitudes frente al fraude. Los empresarios sostienen que con estas propuestas se pueden aflorar 827.000 empleos sumergidos hasta 2018, lo que redundaría en una recaudación fiscal adicional cercana al 1% del PIB.

Según las pesquisas del CEC, 307.000 trabajadores cobran el desempleo aunque trabajan en negro y otros 275.000 empleos sumergidos corresponden a la inmigración ilegal. Estas cifras sitúan a España con tasas de empleo irregular que duplican las de países como Alemania, Francia y Holanda.

Y es aquí de nuevo cuando
el observador se queda atónito: si estos dirigentes del CEC son capaces de identificar el número de empleos sumergidos es porque conocen a los empleadores que fomentan este tipo de prácticas. Luego son los empresarios los que deberían empezar por limpiar sus casas  y regularizar los contratos de estos empleados ocultos. Porque el primer interesado en huir de las trampas del desempleo y disponer de un contrato de trabajo "en blanco" es el propio trabajador. Que vería así reconocidos, entre otros, sus derechos de jornada, vacaciones remuneradas, indemnización en caso de despido y, por supuesto, su cotización a la Seguridad Social generadora, a futuro, del salario diferido de jubilación. 

Y sigo insistiendo en que los consumidores deberíamos declarar un boicot a las empresas de CEOE por su continua labor de zapa de los cimientos del tejido social, propugnando continuos recortes de nuestros salarios y condiciones laborales. Así como a las multinacionales como Pepsi, Ikea, Burberry, Amazon, British American Tobacco o McGraw-Hill, que desvían beneficios a Luxemburgo para no tributar en España



jueves, 9 de octubre de 2014

¿Alguien se acuerda de las pensiones mínimas?

El Gobierno acaba de anunciar que las pensiones serán actualizadas con un 0,25% de incremento. Si la cantidad efectiva de tal revisión resulta ridícula, en el caso de las pensiones mínimas, un euro al mes, supone una verdadera afrenta a la dignidad de las personas. ¿Se ha levantado alguna voz institucional, política o sindical protestando con firmeza por esta injusticia?

Hasta la llegada a la Moncloa de Mariano Rajoy y su banda de depredadores de los derechos sociales, los gobiernos posteriores a los Pactos de la Moncloa, además de cumplir con el precepto de revisar la cuantía de las pensiones conforme a la inflación, han tenido algún detalle hacia los jubilados con retribuciones más bajas. Aplicando a éstas algún incremento adicional, por lo general, bastante cicatero, a veces de solo algunas décimas de punto.

En honor a la verdad, hay que reconocer que fue José Luis Rodríguez Zapatero quien prometió, y llevó a cabo, una notable revisión de las pensiones mínimas. A lo largo de los cuatro años de su primer mandato, experimentaron una subida del 30% aproximadamente. Esta voluntad se quebró durante su segundo y desastroso mandato, cuando los poderes fácticos de la Unión Europea le obligaron a introducir graves restricciones en la protección social. Entonces, Zapatero perdió la oportunidad de despedirse del gobierno con un gesto de altura social, situando la cuantía de las pensiones mínimas en niveles acordes con el derecho a vivir con dignidad. 

Ahora, el Gobierno de ese Rajoy que prometió "si hay algo que no tocaré serán las pensiones", en aplicación de su restrictiva reforma del sistema nacional de pensiones anuncia que las mismas serán actualizadas con un 0,25% de incremento. Si la cantidad efectiva de tal revisión resulta ridícula, en el caso de las mínimas, un euro al mes supone una verdadera afrenta a la dignidad de las personas.

Ya he comentado alguna vez en este cuaderno ese aforismo económico que sostiene que un euro en el bolsillo de un rico compra menos que un euro en el bolsillo de un pobre. O viceversa. En efecto, la utilidad marginal crece más rápidamente en el caso del individuo pobre, para el que una unidad monetaria adicional en sus ingresos significa mucho más de lo que supone para un rico. Para una persona rica, un euro añadido apenas aumenta su poder adquisitivo. Sin embargo, para una persona en situación de necesidad, ese mismo euro significa poder comprar una barra de pan o una botella de leche.

Ahora bien, un euro al mes, es decir, una barra de pan al mes, no cumplen el mandato de la Constitución Española:


    Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Asimismo, y con independencia de las obligaciones familiares, promoverán su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio. (Art. 50)

Garantizar la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad exige situar la cuantía de las pensiones mínimas bastante por encima de la cifra de  contributivas, de jubilación o viudedad, bastante por encima de la franja de 600 € en que se encuentran las contributivas de jubilación o viudedad. Eso exigiría una actualización de, al menos, 30 € al mes. O sea, un euro al día. Esto no es pedir el oro y el moro: con un incremento de esta índole harían faltan diez años para que alcanzasen la cuantía de 900 €. Y en diez años, a una persona mayor le puede suceder cualquier cosa, incluida la baja definitiva en el censo poblacional. Máxime cuando la calidad de la asistencia sanitaria en España se deteriora a marchas forzadas por la negligente acción gubernamental.

¿Quienes son los que deciden la precariedad ajena? Desde luego, en los confortables sillones del Consejo Definidor de las Necesidades de la Gente no se ha invitado a sentarse a las personas más desfavorecidas. Y éstas han de resignarse a ver cómo la cobertura de las necesidades mínimas para llevar una vida digna son definidas por otros. Y ya existen suficientes pruebas del riesgo social que supone dejar que sean los ricos —o sus  administradores y delegados— los que se encarguen de evaluar las necesidades ajenas. Pues es propio de la condición humana utilizar distinta vara de medir las necesidades según se trate de las propias o de las del prójimo.

Coincidiendo con el momento en que el Gobierno anuncia esta miserable propuesta de revisión de las pensiones, surge el escándalo de las tarjetas negras de los consejeros de Cajamadrid. Como explica Xavier Vidal-Folch, en El País: "El culebrón de las tarjetas negras de Caja Madrid/Bankia ha desmochado tres mitos. Uno de ellos, el del Gobierno plutocrático, según el cual es mejor que gobiernen los ricos porque no necesitan corromperse, por el principio de la autolimitación de la aspiración al lucro".  Ni Miguel Blesa, ni Rodrigo Rato, que se autoadjudicaron salarios astronómicos como presidentes de la entidad, evitaron la tentación de pagar sus carísismos caprichos con cargo a la cuenta de gastos de la empresa que arruinaron y que ha sido preciso rescatar con el dinero de todos los españoles. [Ver aquí detalle completo de los gastos de Rato]. Añádanse las trapisondas del expresidente de la CEOE y hoy convicto presidiario Gerardo Díaz Ferrán.
    

Otro mito caído es el de la coherencia de esos neoliberales e implacables polemistas, como Alberto Recarte (Libertad Digital) o Juan Iranzo, miembro del Consejo Económico y Social, que tanto han pontificado contra el sector público y predicado recortes y austericidios. Mezclados con esta pandilla de indeseables felices portadores de tarjetas black se hallaban algunos sindicalistas. Es el caso del secretario general de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, que sólo en un mes gastó 12.000 euros en grandes almacenes; la de Rodolfo Benito, responsable de la Secretaría de Estudios de CC OO: Por su parte, Francisco Baquero, otro consejero por CC OO, destinó la mayor parte de los 266.400 euros a mobiliario del hogar, electrodomésticos y restaurantes de lujo. Mientras tanto, toda Asturias se pregunta por el origen de los 1,4 millones de euros que José Ángel Fernández Villa, líder del sindicato minero SOMA-UGT afloró tras la amnistía fiscal.
 
Evidentemente, estos sindicalistas estaban muy ocupados en gozar de sus dispendios como para preocuparse de la sencilla gente de a pie. Cuando alguien se acostumbra a vivir con la opulencia permitida por una tarjeta de ese tipo, se introduce en un mundo que no tiene nada que ver con el de la escasez en que viven los jubilados más humildes. Como el de la viuda que sobrevive a duras penas con una pensión de 8.860 euros anuales.


El Gobierno vuelve a aplazar la mejora de las pensiones de viudedad para mayores de 65 años

El proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2015 recoge en su disposición adicional vigésimo séptima "el aplazamiento de la aplicación" de la reforma de la pensión de viudedad que aprobó en 2011 el Gobierno de Rodríguez Zapatero y que beneficiaba a los pensionistas mayores de 65 años.

"Se aplaza la aplicación de los establecido en la disposición adicional trigésima de la Ley 27/2011 de 1 de agosto sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social", señala el proyecto de ley de Presupuestos para 2015

La reforma prevista en 2011 señalaba que la cuantía de la pensión de viudedad para pensionistas de 65 años o más se calcularía aplicando un porcentaje del 60% sobre la base reguladora, frente al 52% que recoge actualmente la ley con carácter general (70% bajo determinadas condiciones de cargas familiares). La reforma planteaba aumentar "progresivamente" y de forma "homogénea" la base de cálculo "en un plazo de ocho años" a partir del 1 de enero de 2012. Sin embargo, tras la llegada del PP al Gobierno, la citada reforma se ha ido aplazando sucesivamente.

Esa medida se incluyó en la Ley de Reforma de las Pensiones de 2011 tras un acuerdo alcanzado por el PSOE y CiU como una de las recomendaciones del Pacto de Toledo.






martes, 9 de septiembre de 2014

Extremadura: Otro insulto del Partido Popular a la dignidad de las mujeres ancianas

Esta vez, el nuevo insulto de los gobernantes populares a la dignidad de las personas se produce en Extremadura. Cuyo presidente regional, José Antonio Monago, acaba de anunciar que "ayudará" con 300 euros anuales a las mujeres que sobrevivieron a la posguerra civil.

Dado que tengo la mente entrenada para no caer en el absurdo, mis sentidos me engañaron en la lectura inicial de esta noticia. Queriendo entender prima facie que el anuncio del presidente de Extremadura, José Antonio Monago, del PP, de otorgar una "ayuda permanente" de 300 euros a "todas las mujeres extremeñas que vivieron la guerra y la posguerra" sería de carácter mensual.
George Grosz (1893-1959)

Hube de releer la noticia para comprobar que el cinismo y sinvergonzonería de cierta clase política no tiene límites: en efecto, la periodicidad de tal "ayuda permanente" a las 35.000 mujeres que a día de hoy tienen más de 75 años (pero no a las que vayan cumpliendo esa edad en el futuro) sería anual. Lo que representa una prestación de 0,82 € al día. Llamar "ayuda" y "permanente" a esa calderilla es un abuso de lenguaje, puro cinismo. 



El presidente regional anunció esta demagógica medida durante su discurso de celebración del Día de Extremadura, y la defendió así: "Esta es una cuestión de dignidad, de justicia y de memoria histórica". Pero Monago contradice y mancilla la más elemental noción de la dignidad y la justicia al pretender servir sus exigencias con tan irrisoria ayuda. "Ellas fueron un generación de mujeres que nacieron, crecieron y superaron la guerra y la posguerra. Una época en la que todas las puertas para las mujeres estaban por abrir, sobre todo en una Extremadura rural en la que no se reconocía su trabajo", dijo Monago.

¿82 céntimos al día es todo el reconocimiento que el Partido Popular, esa formación que no ha dudado en inyectar a la Banca ingentes cantidades de dinero público con tantos ceros que la cifra marea, ofrece a unas ancianas en muchos casos desprovistas de pensión de jubilación? Mujeres que, como el propio político reconoce: "La gran mayoría no pudistéis cotizar lo suficiente, muchas de vosotras nada."

Las pensiones, en España, no son precisamente generosas, situándose la pensión mínima que reciben unos tres millones de pensionistas en 600 euros. Pero por debajo de esa línea, hay pensiones todavía más bajas, es decir, misérrimas. Por ejempo, las derivadas del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI), creado en 1947 para sustituir al antiguo Retiro Obrero:
404,80 euros mensuales en 2014. Prestación que, para colmo de miserias, es incompatible en muchos casos con cualquier otra pensión de la Seguridad Social. Pues, no se sabe por qué oscuro designio así lo dispuso la voluntad legisladora que decidió castigar con esa cláusula de incompatibilidad a uno de los colectivos más humildes del país. 

 En el último lugar del sistema público de pensiones se sitúan —o mejor dicho, han sido situadas— aquellas personas ancianas que no tienen relación conyugal ni pueden acreditar cotizaciones a la Seguridad Social, por haber desempeñado a lo largo de su vida trabajos precarios o domésticos no sujetos a regulación laboral. Este sector de la población es castigado por el Estado a percibir la pensión mínima de carácter no contributivo. Pues cabe hablar de castigo antes que de solidaridad el hecho de que una persona deba vivir con una renta situada muy por debajo del umbral de pobreza. Tan sólo con 365,90 euros mensuales se digna el Estado socorrerlas en su vejez.
  
Todo esto se traduce en la configuración de una importante bolsa de pobreza formada por personas mayores, principalmente mujeres. Donde encontramos la sangrante figura de "cónyuge a cargo", por la que los jubilados, generalmente varones, que perciben la pensión mínima, ven completada ésta hasta los 790 euros en concepto de mantenimiento del cónyuge. Por lo general, mujeres que a lo largo de su vida no hicieron otra cosa que atender las pesadas cargas del trabajo en el hogar.


¿Que es eso de cónyuge a cargo? ¿Por qué alguien debe recibir una prestación a través de otro, lo que supone vivir con permiso de otro? ¿No supone eso una situacion de dominio, de supremacía del varón? Y sorprende que ninguna de esas formaciones de izquierda, que tanto complican su discurso repitiendo muletillas verbales de género, hayan abordado de veras esta desigualdad reclamando una reforma de la Seguridad Social que garantice a toda persona, per se y sin distinción de género, una pensión mínima al llegar al estado de ancianidad. Esa sería una de las medidas graduales encaminadas a implantar, sin demagogias, una Renta Básica de Ciudadanía.

En cuanto a la demagógica medida de Monago, que más que ayuda constituye un nuevo insulto del Partido Popular a la dignidad de las personas, en este caso de las mujeres ancianas, cada cual hará lo que mejor le parezca. No soy un moralista de los que se creen con derecho a intervenir en la vida privada de la gente. Pero les puedo asegurar que, si hubiera sido mi propia madre la que hubiera sufrido esta afrenta, la acompañaría hasta un Registro Oficial al efecto de realizar la devolución de esa miseria a las arcas del Gobierno extremeño. "En mi hambre, mando yo", como solían decir aquellos antiguos jornaleros cuya conciencia de clase les permitió conservar la dignidad pese a la opresión que sufrían. Que se vuelve a padecer.




domingo, 24 de agosto de 2014

Formalismos caniculares: ¿carnet o carné?


Entrada en la que, aprovechando el parón canicular, se aclaran algunas cuestiones formales.

El mundo gira también durante el verano y no dejan de acaecer en el mundo cosas terribles, pero a este escribidor, entre idas y venidas, amén de lo que en griego dícese aergia y en castellano galbana producida por la canícula, le faltan fuerzas para estar al tanto de todo. Por lo que aprovecha para dar cuenta de algunas cuestiones formales que le han sido presentadas por diversos lectores.

Empezando por el título del blog. ¿Debe escribirse carnet o carné? Si en un texto formal tuviera que hacer referencia al librito de apuntaciones o documento que se expide a favor de una persona, provisto de su fotografía y que la faculta para ejercer ciertas actividades o la acredita como miembro de determinada agrupación, me atendría a la regla fijada por el DRAE y escribiría "carné". Pero una bitácora es como un huerto en cuya entrada cada cual pone el nombre que le peta. Para gustos, colores, y así como no me sabe igual un whiskey que un güisqui, me parece más eufónico el galicismo carnet. Recogido en su día por el Diccionario histórico de la lengua española (1933-1936):

   
CARNET. Galicismo. m. Librito de memoria que se suele traer en el bolsillo, y por ext. documento o conjunto de documentos de uso frecuente, como abonos de ferrocarril o de espectáculos, tarjetas de identidad, pases de libre circulación. etc., cuyo dueño necesita llevar siempre consigo, y que para evitar su deterioro, se encuaderna en forma de carnet. ~ «Mientras él, cortés y frío, solicitaba de ella el honor de acompañarla, y ella, por disimular, miraba en su carnet si tenia el ambigú comprometido.» Martínez Zuviria, Pequeñas grandes almas, ed. 1907, p. 142. ~ «Iban con carnets vendiendo números para la rifa.» > Pío Baroja, Camino de perfección, ed. 1913. p. 18. ~ «El secretario toma nota en un carnet.» Azorín, Parlamento Esp., ed. 1916, p. 363. ~ «Reflexiono sobre mi conducta y humildemente escribo en mi carnet,» Luís de Tapia, Así vivimos, ed. 1916, p. 32. ~ «Apenas aparece el revisor, un individuo saca un carnet con rojas tapas.» Idem, p. 205. .~ «Escribe en tu carnet de baile un vals, el último, un vals para mí.» A. Gómez de la Serna> Greguerías, ed. 1919, p. 73.


Otrosí digo del oficio de inventor de libros declarado en el perfil que figura en el encabezado de página, que también extraña a muchos, no faltando quienes, en pleno uso de su libre albedrío, se lo toman a chacota. ¿Acaso un libro no es un pequeño invento de la razón? Tanto como el método oral puro para enseñar a hablar, leer y escribir a los sordomudos, inventado por fray Pedro Ponce de León, a cuya memoria hay erigida una estatuta en el madrileño parque de El Retiro.



A propósito de uno de estos inventos míos, el librito ¿Qué es la Desobediencia Civil?, que por estos predios ha pasado sin pena ni gloria, me complace anotar en este carnet que en su edición mexicana va por la cuarta reimpresión. 

Y por último, estoy convencido de que tampoco conviene prodigarse demasiado en los muros digitales. Pues lo poco gusta, lo mucho cansa y además se corre el riesgo de escribir alguna que otra tontería. Como alguien escribió en una pared de la ciudad de Herculano:

Admiror te, paries, non cecidisse ruina qui tot scriptorium taedia sustineas. 

(Oh, pared, me maravilla que no te hayas hundido bajo el peso de tantas necedades)