jueves, 17 de abril de 2014

Cambien la ley y protejan a los enfermos de cáncer

Una abogada y periodista desempleada, enferma de cáncer, emprende una campaña para pedir que la ley General de Seguridad Social sea modificada para otorgar una protección especial a los afectados por esta enfermedad.


Beatriz Figueroa, abogada y periodista, es una de las muchas  personas que han emprendido una batalla clínica contra el cáncer que les afecta. Además, ha emprendido otra lucha en paralelo contra la Administración que, según sus propias palabras, "me va a matar de hambre". Beatriz ha emprendido una campaña de recogida de firmas en Change.org con el propósito de conseguir que cambien la ley y protejan a los enfermos de cáncer. Este es el texto de su llamamiento:

Aunque he cotizado a la Seguridad Social durante más de 20 años, tuve la mala suerte de caer enferma estando desempleada. Cuando se me acabó el paro, pasé a recibir una '"tarifa plana" de 426 euros, con los que tengo que pagar el 40% de las medicinas, mi hipoteca y todo lo demás. Como te imaginas, con ese dinero no hay quien pueda vivir.

Y eso es lo que quiero cambiar, para mí y para todas las personas que están pasando lo mismo que yo. La solución es sencilla: cambiar la ley de la Seguridad Social para que proteja económicamente a los enfermos de cáncer. Ya hay una propuesta de ley en el Congreso de los Diputados para hacerlo. Ayúdame a pedirle al Congreso que la apruebe: firma mi petición.

El cáncer muchas veces nos imposibilita para ejercer nuestro oficio durante un largo período de recuperación. Cuando se agota el periodo máximo de incapacidad temporal, y te deniegan de oficio la pensión de incapacidad, no estando restablecidos de nuestra dolencia, nos vemos abocados al desempleo cobrando un subsidio de 426,00€ en el mejor de los casos, pagando también el 40% medicinas.

La Administración nos coloca en una situación de exclusión social, solo porque hemos enfermado. ¿Te parece justo?

Por este motivo te pido tu firma para que la ley General de Seguridad Social sea modificada para otorgar una protección especial a enfermos de cáncer y nos confiera seguridad jurídica y económica, otorgándonos la incapacidad permanente si fuese necesaria.



La petición "Cambien la ley y protejan a los enfermos de cáncer" en Change.org puede firmarse a través de este enlace.




lunes, 14 de abril de 2014

14 de Abril: subiré al Puerto Viejo a dejar mi canción".

"¡Con la Cuarenta y tres, (madre, no llore usted),
por el mundo en que creo con fe lucharé!
¡No pienso vivir sus inviernos sin fin,
ni arriar tricolores banderas de Abril!"


Hace ya algún tiempo, en concreto en 2007, tuve ocasión de celebrar el 14 de abril de una manera algo más emotiva, y también más ardua, que marchar por una avenida urbana, como acabo de hacer hoy. En aquella ocasión, integrado en una columna de miembros de la Memoria Histórica de Aragón, subí al Puerto Viejo de Bielsa a colocar la bandera republicana en memoria de los sucesos que allí ocurrieron.

La bolsa de Bielsa fue un episodio histórico que ocupa un lugar omnipresente en la memoria colectiva del Alto Aragón. Fue un ejemplo de organización y solidaridad del ejército republicano y, sobre todo, de la población civil. Los habitantes de la zona, conocedores del terreno y disponiendo de los medios necesarios, fueron piezas clave para permitir la evacuación de los refugiados, que terminaron en campos de concentración franceses. Una vez finalizada la guerra, los que volvieron a España tuvieron que afrontar la dura reconstrucción de sus pueblos y de sus vidas, en un contexto de pobreza y miseria, de represión y de construcción de nuevos valores y costumbres bajo la dictadura militar franquista. Que hizo añicos, entre otros derechos, la concepción republicana de la propiedad y del trabajo.

La Bolsa de Bielsa

El avance de las tropas nacionales en marzo de 1938 desnivela el frente del Ebro y aisla al Norte a la 31ª y 43ª Divisiones republicanas. Mientras la primera sufre una desbandada espectacular y sus hombres se retiran desperdigados hacia Francia, los restos de la 43ª División que manda Antonio Beltrán "El Esquinazau" se mueven hacia el norte y se parapeta en el Sobrarbe. La orografía proporciona una fortificación natural por detrás del desfiladero de las Devotas.

Los ocho mil soldados de la 43ª consiguen hacerse fuertes y aguantar las embestidas de los 14.600 hombres que los asedian. Desde el 14 de Abril al 15 de Junio, este incómodo foco de resistencia soporta escaramuzas y bombardeos. Hay numerosas bajas en los dos bandos. La guerra de "guerrillas" y un último golpe de efecto del Esquinazau logran irritar a Franco.


Los embolsados simulan la rendición durante la noche del 14 al 15 de Mayo. Encienden hogueras para simular el sacrificio de material antes de una retirada y algunas casas son regadas con agua y despues incendiadas para provocar un denso humo que impidiera cualquier observación del enemigo. A la mañana siguiente y escondidos tras las trincheras, los hombres de la 43ª aguantan el fuego de mortero sin rechistar. No se oye un alma. La treta surte efecto y los nacionales se disponen a avanzar. Tras encontrar Puyarruego abandonado, los oficiales franquistas se confían y caminan a campo abierto. Cuando alcanzan las posiciones enemigas se produce una auténtica masacre. Al día siguiente los embolsados reciben la visita de Juan Negrín, jefe del gobierno de la República que pasa revista a las tropas.

Ese fue el principio del fin. Los bombarderos Heinkel 45 y Savoia 79 peinan una y otra vez la zona hasta destruir completamente Bielsa. La 43ª organiza una retirada ordenada y agónica a través de los puertos Lera y Viejo. Al otro lado, la Gendarmerie espera. Las condiciones fueron durísimas: la población civil hubo de caminar por unas montañas nevadas en abril, hasta superar el paso, a 2.439 metros de altitud. Muchas de las personas eran enfermas, niños y mujeres, personas desnutridas por las penurias de la guerra, por el dolor de abandonar sus hogares y  partir hacia el exilio con las cuatro cosas que podían caber dentro de un saco o maleta, incómoda de transportar monte a través. 


Evacuación de la población civil por Puerto Viejo. Fotos: Museo Histórico de Bielsa

De los supervivientes de la 43ª, 411 deciden volver a Irún, mientras 6.889 regresan a la España republicana para seguir combatiendo. La represión sobre la zona fue terrible y la reconstrucción dolorosa. Tras combatir en la Segunda Guerra Mundial y graduarse Coronel en la Academia Frunze de la Unión Soviética, "El Esquinazau" pasa a dirigir la guerrilla antifranquista en el Pirineo (activa hasta los 50).
                            
                               Bajo dos tricolores


Tu nombre no sé, nunca lo he de saber;
no he hablado contigo y ya no hablaré.
Ni tan siquiera sé si tu casa está en pie,
o al faltar tú y los tuyos a tierra se fue.

Sólo sé que al partir se te vió sonreir
-"otro niño soldado que juega a morir..."-
Viendo a madre sufrir te abrazaste al fusil;
el futuro era negro, la mañana, gris.

"¡Con la Cuarenta y tres, (madre, no llore usted),
por el mundo en que creo con fe lucharé!
¡No pienso vivir sus inviernos sin fin,
ni arriar tricolores banderas de Abril!"

...De Escalona a Parzán nada te hizo reblar,
de trinchera en trinchera "avanzando" hacia atrás.
-"¡Resistir es ganar! ¡Bastará un día más!..."-
...Y por Junio, en las mugas pudiste llorar.

No, no fue fácil deciros adiós:
Pobres sueños en ruinas,¡adiós!
casas bombardeadas, ¡adiós!
días de sangre y pólvora, ¡adiós!
chamineras en llamas, ¡adiós!
camaradas y amigos, ¡adiós!
sucias páginas rotas, ¡adiós!
¡A la falsa, recuerdos...y adiós!

Volvió a amanecer, ¡quién lo iba a creer!
Tú mirabas Sobrarbe por última vez.
Volvió a alborear, ¡quién lo iba a pensar!
Y la "Bolsa de Bielsa" llegó a su final.

Te tocaba jugar.¿A qué carta apostar?
el exilio delante, la guerra detrás...
El Destino, feroz, su jugada cantó:
-"Tras la guerra, el exilio,¡otra guerra peor!"-

...Y no era un farol, ¡pero no le sirvió!
Encontraste otro idioma, otra patria, el amor.
Supiste sufrir, y venciste, por fin:
¡Bajo dos tricolores entraste en París!

¡Cuánto tiempo hace ya!, y de ti... nada más.
¿Qué destino burlón te impidió regresar?
¿Descubriste, tal vez, que no basta volver?
¡Los recuerdos y Bielsa no dejan de arder!

Tu nombre no sé, ni lo quiero saber;
al ser nadie, eres todos: "la Cuarenta y tres".
Sin rostro ni voz; ni francés, ni español,
sólo un hombre partido por la muga en dos.

En vez de una flor -clavel rojo en tu honor-
subiré al Puerto Viejo a dejar mi canción.

Letra: Manuel Domínguez. Música: Miguel Sorribes. La Ronda de Boltaña.



lunes, 7 de abril de 2014

¿Ayudar a los propietarios de las autopistas o a los pobres? El PP lo tiene claro

"Alguno replicará: qué bonito lo que estás diciendo. Pero ¿dónde está el dinero para hacer todo esto? Yo estoy tan lejos de creer que ha de sobrar como cierto de que ha de haber suficiente para hacer frente no sólo a las necesidades cotidianas, sino también a las extraordinarias que en gran cantidad aparecen a veces en cualquier ciudad". 
LUIS VIVES: De subventione pauperum


El 6 de enero de 1526, Johannes Ludovicus Vives, nombre latinizado del valenciano Juan Luis Vives (1492-1540), notable humanista y profesor en la universidad de Lovaina, se dirigió a las autoridades de la ciudad de Brujas para encarecerles que se encargaran de erradicar la pobreza. Este llamamiento encabezaba su Tratado del socorro de los pobres (De Subventione Pauperum) en el que plantea que más allá de la caridad cristiana, sean las autoridades públicas quienes tomen sobre sí la tarea de atender a los necesitados. La filosofía de Vives era pragmática, pues sostuvo que luchar contra la pobreza repercutirá en beneficio de toda la ciudad y en beneficio de los ricos, que así no verán amenazadas sus riquezas, que muchas veces se ven en peligro por las revueltas que pudieran emprender aquellos desheredados que no tienen nada que perder.

Juan Luis Vives a los burgomaestres y al Consejo Municipal de Brujas:
 

A vosotros dedico esta obra, [...] tanto porque sois extraordinariamente propensos a la beneficencia y a aliviar a los desgraciados, (lo que pone de manifiesto la multitud tan grande de necesitados, que afluye aquí de todas partes como a su refugio preparado para los menesterosos), como porque, siendo el origen de todas las ciudades el hecho de que cada una de ellas fuese un lugar en el que creciese el amor y se robusteciese la sociedad de los hombres mediante el intercambio de beneficios y la ayuda mutua, el deber de los administradores de la ciudad debe ser procurar y esforzarse en que unos se auxilien a otros, en que nadie sea oprimido, nadie sea abrumado recibiendo daño injustamente y el que es más poderoso ayude al más débil, a fin de que la concordia de la unión y congregación de ciudadanos aumente de día en día gracias al amor y dure eternamente. Y, así como es vergonzoso para un padre de familia dejar que en su opulenta casa alguien pase hambre o tenga un aspecto horrible por la desnudez o por los andrajos, de la misma forma no es adecuado que en una ciudad no completamente sin recursos los magistrados consientan que algunos ciudadanos sean apremiados por el hambre y la miseria. Que no os dé pesadumbre leer estas cosas o, si no os agrada, al menos que no os la dé examinar con la mayor diligencia este asunto, vosotros que con tanta preocupación juzgáis el litigio de un hombre particular en el que se discute por mil florines. Os deseo a vosotros y a vuestra ciudad todas las cosas prósperas y venturosas.  

Acabar con la pobreza en el mundo, comenzando por la región que tenemos más próxima, España, cuesta mucho menos de lo que la propaganda del Establecimento nos quiere hacer creer. Algo que ya intuía Luis Vives cuando, en un determinado pasaje de su Tratado afirma: "Alguno replicará: qué bonito lo que estás diciendo. Pero ¿dónde está el dinero para hacer todo esto? Yo estoy tan lejos de creer que ha de sobrar como cierto de que ha de haber suficiente para hacer frente no sólo a las necesidades cotidianas, sino también a las extraordinarias que en gran cantidad aparecen a veces en cualquier ciudad".

Hablando en números concretos y actuales, un total de 2.600 millones de euros sería el dinero que costaría rescatar a los 700.000 hogares sin ningún tipo de ingresos que hay en España, según el informe de Cáritas Análisis y perspectivas 2014. Esa cifra supone aproximadamente la mitad del dinero que el gobierno está barajando para salvar de la quiebra a las empresas que gestionan nueve autopistas de peaje que se encuentran en concurso de acreedores.

Según el informe, elaborado por la Fundación Foessa, más de 11 millones de personas están afectadas en España por distintos procesos de exclusión social, un 60% más que en 2007. Además, cinco millones de personas (1,5 millones de hogares) se encuentran en situación de "exclusión severa", casi el doble que hace seis años. El empleo, la vivienda y la salud, son los tres campos que han contribuido más a esa exclusión.

Especialmente cruel es el panorama de la pobreza infantil en España. A finales de enero, la ong Save the Children ya estimaba que uno de cada tres menores en España vive en la pobreza o en riesgo de exclusión. Según el informe de Cáritas Europa, España es el segundo país de la Unión Europea con el mayor índice de pobreza infantil, superado solo por Rumanía. Bulgaria y Grecia, están en tercer y cuarto lugar respectivamente. En España, el riesgo de pobreza entre los niños menores de 18 años se situó en 2012 en el 29,9%, casi nueve puntos por encima de la media de la UE, que estuvo en el 21,4%, según datos de 2013 de Eurostat.


El ministro Montoro se ha permitido, una vez más, la bajeza moral de descalificar estas cifras aludiendo a que se manejan 'otras estadísticas'. Pero la realidad es terca: más de dos millones y medio de menores viven en hogares por debajo del umbral de la pobreza relativa, es decir, con menos de 14.784 euros para dos adultos y dos hijos (308 euros al mes por miembro de la familia. "Ser pobre en España no es tener hambre, pero sí mala calidad de alimentación. No es no poder ir a la escuela, sino no tener material para estudiar. Hablamos de falta de oportunidades y vulneración de los derechos de los niños", según Marta Arias, de Unicef España.

Erradicar la pobreza de sectores críticos como este es uno de los objetivos de la propuesta del Observatorio de la Renta Básica de Ciudadanía de Attac Madrid bajo el lema Mayores y niños primero! Porque es una vergüenza nacional que puedan producirse casos como el siguiente: 

A finales de marzo, falleció Jomián Leonel, el niño gran dependiente de 13 años, con un grado de minusvalía del 100%, a cuya familia el Gobierno de Dolores de Cospedal no le reconoció el derecho a la prestación económica por cuidarle en su domicilio. A Leonel, con parálisis cerebral severa, le faltaba un pulmón y el otro estaba seriamente afectado por la escoliosis severa que padecía. Sufría de anemia constante, no podía hablar ni comunicarse, no controlaba esfínteres, y tenía que ser transfundido de forma habitual. Además, no podía comer vía bucal por lo que debía de ser alimentado mediante botón gástrico.

La Consejería de Asuntos Sociales del Gobierno de Castilla la Mancha decidió conceder a la madre un servicio de prevención de la dependencia y la autonomía personal, por el cual la madre debía pagar por adelantado los gastos relativos al cuidado de su hijo, en torno a 500 euros mensuales, sobre los que le reembolsaría al cabo de entre uno y tres meses, un máximo de 387 euros, previa presentación de las facturas. 


Esta es una de las numerosas tragedias humanas que pasan desapercibidas ante una opinión pública entretenida por los medios informativos que atienden más a las historietas protagonizadas por personajes moralmente repugnantes. Una pequeña historia más de esos millones de historias personales que jamás contará la Historia. Es decir, esa historia universal de la infamia que ha sido elevada a la categoría de historia universal de la humanidad. Un pensador de la talla de Karl Popper, nada sospechoso de izquierdismo, consideraba una ofensa contra cualquier concepción decente del género humano y equivale casi a tratar la historia del pecado, del robo o del envenenamiento, como la historia de la humanidad:"la historia del poder político no es sino la historia de la delincuencia internacional y del asesinato en masa". Esta es la historia, dice Popper, que "se enseña en las escuelas y se exalta a la jerarquía de héroes a algunos de los mayores criminales del género humano."


¿Ayudar a los propietarios de las autopistas o a los pobres? El PP lo tiene claro.


¿Qué habría dicho Popper, un liberal decente, de haberse enterado de los manejos y procederes de los personajes que aparecen en la foto ut supra? Especialmente, de la figura situada a la izquierda, de la foto, quiero decir.


sábado, 22 de marzo de 2014

Polizía molto arabiata

Vista aérea de la manifestación que los medios informativos adictos al Régimen silenciaron y la policía disolvió con violencia
La plaza de Colón el 22-M. Si hubiera convocado el Papa, la prensa diría que hubo un millón de personas

Ante la gran manifestación convocada en Madrid para recibir a las distintas columnas de las Marchas por la Dignidad, la Policía preparó un tremendo dispositivo de seguridad. En total fueron movilizados alrededor de 2.200 agentes. Parte de los cuales se encargaron de reventar con violencia el acto final en la plaza de Colón.

En concreto, 40 grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), es decir, unos 1.600 efectivos antidisturbios, y seis grupos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) que suponen otros 180 agentes con funciones también de antidisturbios. También se ha activado a 240 funcionarios (y a otros 180 en reserva) de la Brigada Móvil, encargada de supervisar los desplazamientos de los manifestantes hasta Madrid y por el interior de la capital. En total, 2.020 policías estuvieron el sábado en las calles de la ciudad vigilando la evolución de las marchas, sin contar con los integrantes de los servicios de información, los agentes del Servicio de Medios Aéreos y los efectivos de seguridad ciudadana que también han sido convocados. Aparte de los habituales provocadores infiltrados. 

Provocadores que han cumplido su papel siguiendo, una vez más, la vieja estrategia de lanzar botellas y piedras a los uniformados, sirviéndoles en bandeja la oportunidad de intervenir de inmediato con gran alarde de escopetería y botes de humo. La versión oficial asegura que todo empezó porque alguien lanzó objetos a los agentes. Pero, como señala Ruth Toledano: "los portavoces oficiales no tienen, desde luego, la más mínima autoridad moral para que creamos su versión. Si el Gobierno miente por sistema. Si el Ministerio del Interior miente por sistema. Si han mentido sobre los muertos de Melilla ante todos los medios de comunicación, ante los observadores internacionales y en el mismísimo Congreso de los Diputados, ¿cómo pretenden que creamos que la agresividad de los antidisturbios no fue una provocación preparada con antelación?".

Seguimos sin saber quienes son los revoltosos, quienes los infiltrados, quienes los "buenos" y quienes los "malos". Pues, si alguien infunde sospechas son esos encapuchados sorprendidos mientras esposan a una persona a la que un antidisturbios uniformado inmoviliza colocando su escudo sobre la cabeza.


Pese a los continuos llamamientos de los organizadores, desde el escenario levantado en la plaza de Colón, rogando a los agentes que no interrumpieran un acto legal, la policía, en el peor estilo antidemocrático, reventó el final de la manifestación. Por si fuera poco, un sindicato policial mintió de la manera más burda. El portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP), Antonio Labrado, ha mostrado en varios programas de televisión dos fotografías de supuestos objetos utilizados por quienes participaron en los enfrentamientos con la policía: un tirachinas con bolas metálica y una muleta que ocultaba un punzón de "12 centímetros la cual se introduce en los chalecos antitrauma". Las dos imágenes, sin embargo, tienen una data anterior a la manifestación del pasado sábado.

 

En la primavera de 2014, cabe decir que no hay una auténtica democracia en España. No puede haberla cuando el Gobierno envía el potencial represivo del Estado a reventar la protesta de una parte de la ciudadanía que sólo pide el cese de las indecentes políticas que han aumentado la desigualdad social hasta límites que repugnan a la razón.

Y digo 'una parte' de la ciudadanía porque, en circunstancias como las que estamos viviendo, habría que preguntarle al resto de la sociedad civil por qué comulgan con las políticas del Gobierno del Partido Popular, por qué se hacen cómplices de la injusticia y de la indignidad. Por qué, incluso, siendo en su mayoría directamente perjudicados por la acción depredadora de estos gobernantes, no se rebelan contra ellos. Aunque no fuera más que para no tener que aguantar a tipos como Ignacio González, que compara a los organizadores de estas marchas con grupos griegos nazis. O de su portavoz, Salvador Victoria, que afirma que: las Marchas son "columnas de extrema izquierda lideradas por un actor que vive en Cuba".

Frente a tanta sinrazón, a nosotros, los desempleados, con o sin derecho a prestación, a los pensionistas a mínimos, a los trabajadores precarios, a los mayores dependientes sin asistencia, a los enfermos en lista de espera, a los escolares con déficit de profesores o, sencillamente, a las personas con un mínimo sentido del decoro moral, nos asiste la razón moral, a ellos tan sólo algunos millares de unidades de polizía molto arabbiata. Una policía rabiosa a la que, en los años de supremacía del PP en el poder, se le ha dado barra libre para reprimir las protestas ciudadanas sin respetar los más mínimos derechos. Tan rabiosa, que ha protagonizado una absurda paradoja: parte de esos mismos agentes encargados de reprimir manifestaciones protagonizaron una manifestación no autorizada para exigir la dimisión de sus mandos, al considerar que en la noche del 22-M no se empleó todo el potencial represor disponible. Si lo habitual es que la policía disuelva las manifestaciones no autorizadas ¿quién disuelve las manifestaciones de policías no autorizadas?



jueves, 20 de marzo de 2014

Madrid se dispone a recibir a las Marchas por la Dignidad

Miles de personas, caminando desde diversos puntos de España, se acercan a la capital, donde convergerán en una gran manifestación el sábado 22 a las 17.00 horas. Reclaman servicios públicos, empleo digno, el derecho a la vivienda, que se vaya la troika y que no se pague la deuda.

Los participantes de las Marchas por la Dignidad se dirigen hacia Madrid para mostrar el rechazo unánime a las políticas aplicadas por el Gobierno de Mariano Rajoy, "que ahogan a los ciudadanos y les abocan a la pobreza". A estos caminantes les mueve el convencimiento de que la crisis se puede y se debe gestionar de otra manera y quieren visualizar su enfado y su reproche en lo que esperan que sea una de las manifestaciones más multitudinarias vistas hasta la fecha en la capital de España. Quieren tomar Madrid el día 22 de marzo y reclamar bien alto esos derechos fundamentales, "pan, trabajo y vivienda de los que se está privando a gran parte de la ciudadanía". Pues privatizar servicios públicos se traduce en privar de ellos a los que más lo necesitan.


Mientras grandes sectores de la ciudadanía madrileña se disponen a recibir a estas marchas con la dignidad que traen en su lema, la derecha en el poder se apresta a reprimirlas de palabra y obra. Así, Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid y gran vampirizador de la Sanidad pública de esta región, ha arremetido contra un movimiento que, según su torticera versión, "bajo la apariencia de reivindicar empleo, sanidad o derechos" propone, "un llamamiento a la revolución, a la subversión del orden constitucional, al incumplimiento de la ley y de los compromisos internacionales y a tomar la calle". En su cínica desmesura, González ha llegado a comparar a los protagonistas de las marchas con el movimiento nazi griego Amanecer Dorado. Aunque, conociendo sus orígenes, no es difícil imaginar que, llegado el caso, sería precisamente Nacho el que se apresuraría a lucir el uniforme con correajes que guarda en su ático. Por su parte, la Policía prepara un gran dispositivo de seguridad. En total serán movilizados alrededor de 2.200 agentes.

Demasiado despliegue de potencial represivo frente a un movimiento que, entre sus reivindicaciones, incluye la Renta Básica de Ciudadanía. Una propuesta para eliminar la pobreza sobre la que Attac Madrid cuenta con un Observatorio específico en el que sus miembros venimos trabajando desde el año 2000. Y también en este blog pueden encontrarse varios artículos al respecto. 



                     Lee aquí el Manifiesto de las Marchas





miércoles, 12 de marzo de 2014

Acto sobre Renta Básica de Ciudadanía en Talavera y Alcobendas

Este acto divulgativo de la Renta Básica de Ciudadanía coincide con la llegada a Talavera de la columna Extremadura de las Marchas por la Dignidad.


Attac Castilla La Mancha y la Plataforma para la Defensa de los Servicios Públicos y Sociales de Talavera, con la colaboración de la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM), han organizado un acto divulgativo de la propuesta de la Renta Básica de Ciudadanía. Tendrá lugar el próximo viernes 14 de marzo, a las 19 h, en el Salón de Grados-UCLM, Real Fábrica de Sedas, s/n, Talavera de la Reina.





Asimismo, en Alcobendas, la asociación Impulso Participativo organiza otro acto sobre RBC







lunes, 3 de marzo de 2014

Creación de empleo: la gran mentira


"No hay mayor espejismo en la actualidad, mayor fraude incluso, que el uso del mismo término trabajo para designar lo que para algunos es monótono, doloroso y socialmente degradante y para otros placentero, socialmente prestigioso y económicamente provechoso. Los que pasan días agradables y bien retribuidos dicen enfáticamente que han estado 'trabajando duro', borrando así la noción de que forman parte de una clase privilegiada" (J.K. Galbraith).


En la sociedad industrial la dimensión social del trabajo está representada por el empleo, un artificio cultural y económico mediante el cual se estructura la división social del trabajo y la distribución de la riqueza, conforme a las pautas del Orden Establecido. En una sociedad regida por el modelo capitalista, que por definición se basa en la desigualdad, el empleo es el agente principal a través del que se articula la reproducción de un sistema social desigual.

George Grosz
Por definición, la introducción de máquinas crea desempleo. Esta evidencia no suele ser del agrado de políticos, economistas, sociólogos y demás profesionales de la dirección de la sociedad de masas. Estos “expertos” ocupan buena parte de su tiempo devanándose los sesos en buscar alambicadas explicaciones con que justificar ese rayo del desempleo que no cesa de azotar implacablemente a la sociedad. Sin embargo, el hecho inobjetable es que, siempre que se transfiere a una máquina la realización del esfuerzo necesario para ejecutar una determinada tarea, las personas que antes realizaban la misma quedarán ociosas. Esta es la descripción objetiva de un fenómeno real, con independencia del subjetivismo inherente a las distintas ópticas con que pueda enfocarse la cuestión del desempleo.
 
La maquinaria agrícola proporciona un esclarecedor ejemplo de esa tendencia intrínseca al desempleo derivada de la mecanización del trabajo. Hasta los años cincuenta del siglo XX todavía se podían ver en nuestros campos de cultivo a nutridas cuadrillas de campesinos que, provistos de afiladas hoces,  segaban la mies a brazo. Hoy en día, en los países desarrollados apenas se encuentra gente trabajando en la agricultura. Las personas han sido sustituidas por potentes máquinas que cortan la espiga y separan la paja del grano, obteniendo en una sola jornada un volumen de cereal equivalente al que antaño precisaba del esfuerzo conjunto de cien hombres. Pese a la evidencia del asunto, políticos y economistas siguen obstinándose en negar que la tecnología destruye empleo. Su principal argumento es que, cada vez que se aplica una técnica nueva a una determinada tarea, el trabajo humano disponible se desplaza hacia una nueva actividad, aumentando así la variedad y complejidad del producto social.

Una defensa clásica de la tesis del desplazamiento del empleo hacia nuevas actividades se encuentra contenida en la siguiente explicación de Lionel Stoleru: “Una oleada de progresos tecnológicos hace inútiles toda una serie de trabajos y suprime masivamente empleos sin, por otra parte, crear otros tantos [...] va a permitir producir más y mejor con menos esfuerzos humanos: las economías de precio de coste, las economías de tiempo de trabajo van a mejorar el poder adquisitivo y a crear por otro lado en la economía (aunque no sea más que en las actividades dedicadas al ocio) nuevos campos de actividad [...]. La sustitución del trabajo humano por la robótica y la telemática [...] permite extraer un valor superior al trabajo pagado anteriormente [...]. Este valor está disponible para remunerar a quien ha perdido su empleo. El paro es más un desplazamiento de actividad que una supresión de empleo”.
 
Sin embargo, tal desplazamiento no es más que una ilusión transitoria, un espejismo a través del cual la realidad juega una mala pasada a los teóricos. Siguiendo con el ejemplo de la agricultura, los segadores que quedan ociosos al introducir las cosechadoras mecánicas podrán desplazarse hacia la ejecución de otras tareas, como la manufactura y mantenimiento de la propia maquinaria agrícola. Pero esa transición sólo será posible durante una primera etapa, porque, una vez que el parque de cosechadoras se satura, ya no será necesario fabricar más que un reducido número de unidades destinadas a la reposición de las que han agotado su vida útil. Así que los primitivos segadores reconvertidos a mecánicos vuelven a estar ociosos.

Agotadas las posibilidades de la industria, a los planificadores sociales aún les queda el sector de los servicios para enviar a los segadores y a los mecánicos excedentes. Pueden reconvertirlos al gratificante oficio de pasteleros y dedicarlos a elaborar delicias reposteras a partir de la harina suministrada por las máquinas cosechadoras. Claro que esta posibilidad sólo es factible durante una etapa determinada porque, inexorablemente, llega un momento en que el número de confiteros vuelve a saturar la capacidad de absorción del mercado. Esto sin contar con el hecho de que también en materia pastelera las ciencias avanzan que es una barbaridad, y en los obradores de repostería las amasadoras mecánicas rivalizan con los programas informáticos que calculan la dosificación idónea para conseguir el adecuado punto del soufflé.
 
En principio, este continuo desplazamiento de actividades no tendría por qué plantear problema social alguno. Nuestros flamantes expertos siempre podrían diseñar nuevas actividades hacia las que canalizar a los ociosos. Dar sombra al botijo de los conductores de las máquinas, contar las abejas que revolotean entre las flores de los guindos o el número de guindas que adorna los pasteles, son todos ellos honrosos y epicúreos oficios con que ocupar el ocio progresivo generado por el éxito tecnológico. Pero el Orden Establecido no es proclive en absoluto a permitir el incremento de la tasa de felicidad dentro de su organización, ofreciendo así una prueba tangible de que su liberalismo consiste en pura boquilla.

El racionalismo mercantil no sitúa entre sus objetivos la mejora de las condiciones de vida de la sociedad, su único interés es el aumento de la productividad de la colmena humana. Y desde el punto de vista de la mera racionalidad económica se considera que “el tiempo de trabajo economizado gracias a la eficacia creciente de los medios empleados es tiempo de trabajo disponible para una producción adicional de riquezas”, según señaló el sociólogo André Gorz: “Decir que estas innovaciones van a ‘crear empleo’ es una forma paradójica de negar la racionalidad económica que, por otra parte, les sirve de justificación: los fast foods, los robots caseros, los ordenadores domésticos, las peluquerías exprés, etc., no tienen como fin dar trabajo sino economizarlo. Si bien exigen realmente trabajo remunerado, es decir, empleos, la cantidad de este trabajo es muy inferior a la cantidad de trabajo doméstico economizado”. 


¿Cuánto tiempo seguiremos creyendo en esa falacia argumental, convertida en mentira política, que promete crear empleo?  La producción de bienes de alta tecnología requiere muy poca y muy especializada mano de obra. La producción industrial y manufacturera ha sido trasladada a la región asiática. Y el capitalismo prefiere especular en los mercados financieros a gestionar empresas con trabajadores potencialmente conflictivos, salvo que hayan sido desposeídos de derechos y sometidos a una férrea disciplina dictatorial.


Este artículo fue publicado un día antes de que el Ministerio de Empleo informara, echando las campanas al vuelo, de que el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en febrero en 1.949 personas respecto al mes anterior. Su primer descenso en este mes desde 2007, hasta situarse el total en 4.812.486 parados. El dato no varía un ápice lo anteriormente escrito. Para empezar, 1.949 bajas en el paro registrado suponen un descenso inapreciable: el 0,0404% respecto al total. Por otro lado, estas bajas podrían obedecer no a un empleo, sino a jubilaciones de perceptores del subsidio para mayores de 55 años, o a personas que no renuevan su demanda de empleo ante la desesperanza de conseguirlo.

Pero, aun suponiendo que se tratara de nuevos empleos, la pregunta es: ¿Qué tipo de empleos: indefinidos, temporales, por un mes, unos días o unas horas? ¿Con qué salarios: suficientes para llevar una vida digna o irrisorios que perpetúan la pobreza del trabajador? La palabra "empleo" ya no equivale a vida suficiente, sino, en muchos casos, a pobreza otorgada a cambio de trabajo. 

_________________
 Observación no baladí es la de Rosa María Artal en su blog: "Acabo de hacer un cálculo apresurado y –corregidme si me equivoco– me sale que si Rajoy cogió el paro en el 22,85% y lo tiene en el 26%, se precisan 500 meses a razón de 2.000 empleos creados al mes, es decir, 41 años, para volver tan solo a la cifra que había en 2011. Son 205 años para el pleno empleo. Eso sí, trabajando ya sólo por un plato de garbanzos y catre en un barracón igual aceleramos la marcha y en un siglo nada más, ya se trabaja por la comida, pero se trabaja".

_______________________________
 
Por su parte, la patronal CEOE confía en que de aquí a 2016 España cree 329.200 puestos de trabajo, apenas una tercera parte de los destruidos entre 2012 y 2013, aunque el regreso de la actividad no se traducirá en mejores sueldos. "La recuperación del mercado laboral comenzará a vislumbrarse en 2014, con una creación de empleo neto de 110.300 personas, y se consolidará en 2015, a medida que la actividad económica se fortalezca", asegura la CEOE. Según estas cifras, el número de desocupados en términos de EPA —trabajadores a jornada completa— pasarán de 5,6 millones a 5.3 millones hasta el final de 2015.

Aun contando con que la creación de empleo fuera el triple de la prevista por la patronal, y aparecieran 600.000 nuevos empleos anuales, serían necesarios diez años para absorber las cifras de paro actuales.



______________________________