domingo, 18 de diciembre de 2016

Sindicatos: bienvenidos al mundo real

¡Albricias, parece que los sindicatos comienzan a caerse del burro! Tras varias décadas enarbolando pancartas con esa leyenda viejuna de "más y mejor empleo" a la par que la automatización lo destruía en las empresas, ahora UGT habla, por primera vez, de implantar un impuesto tecnológico como una vía de financiación de las pensiones.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha sugerido en el Congreso que el presupuesto de la Seguridad Social para todas las pensiones contributivas se complemente con impuestos. Para lograr recursos, entre otras vías (gravamen a las grandes fortunas, eliminación de las bases máximas de cotización suprimir las subvenciones a la contratación) Álvarez propone estudiar un impuesto a las nuevas tecnologías que han destruido empleo. Estos sindicalistas han tardado años en caerse del burro. Porque llevan décadas enarbolando pancartas con esa leyenda viejuna que reclama "más y mejor empleo" en un entorno en el que los procesos de automatización destruyen empleos a toda velocidad.

Al menos de manera oficial, hasta hoy
UGT no se había dado cuenta de que "muchas gasolineras no tienen trabajadores, la banca ha perdido miles de puestos de trabajo por su acceso a Internet y estos elementos siempre habían tenido una compensación por la vía de la reducción de jornada", pero al no producirse se debería compensar por la vía de la financiación de la Seguridad Social, como explica ahora el líder del sindicato. Desde luego, la banca debería ser la primera en cotizar, tanto por sus cajeros automáticos y operaciones electrónicas realizadas directamente por los clientes, como por las cuantiosas ayudas recibidas del contribuyente destinadas a evitar la ruina a la que conducían los manejos delicuenciales de sus gestores. 

Después de un largo periodo de ausencia de la movilización social, UGT y CCOO han iniciado un proceso de concentraciones en todo el país culminado en la manifestación celebrada hoy en Madrid bajo el lema "Las personas y sus derechos, lo primero". Protestando por los límites impuestos por el Gobierno al diálogo social y para exigir "más y mejor empleo", salarios dignos, pensiones suficientes y sostenibles, y una renta mínima contra la pobreza y la desigualdad.
 

Esa viejuna consigna de "más y mejor empleo" mal se compadece con esa renta mínima que ahora piden los sindicatos contra la pobreza. Pues, si tanta fe depositan en el empleo, para qué pedir una renta mínima. La paradoja se agudiza cuando se pone de relieve la evidencia de que no hay empleo suficiente para todo el mundo. ¿Cómo aspiran, entonces, los sindicatos a paliar la pobreza de una persona con una paga situada por debajo del umbral de la pobreza? La prestación que reivindican es un derecho subjetivo que dotaría de una renta de 426 euros mensuales a personas de 16 a 64 años demandantes de empleo sin ingresos o inferiores en cómputo anual al 75% del SMI, 5.800 € por persona al año, y que se percibiría mientras se mantengan las condiciones que dan derecho a la prestación. En definitiva, insuficiente y condicional.

Algunos dirán que más vale pájaro en mano, puestos a elegir entre no recibir nada y cobrar 426 euros, aun a costa de someterse a humillantes controles por parte de los agentes encargados de verificar su situación oficial de pobreza a través de la prueba de recursos. Pero a estas alturas, esa no es la solución que pide a gritos la justicia social en un momento histórico caracterizado por los efectos de la Cuarta Revolución Industrial que se estima dejará sin empleo al 80% de la población.

Sindicatos, bienvenidos al mundo real, aunque lo hacéis con tanto retraso que tendréis que dar grandes zancadas si queréis llegar a tiempo de participar en la resolución del conflicto social que plantea el avance tecnológico. Hace falta tener mayor altura de miras y luchar por el establecimiento de un auténtico ingreso incondicional de ciudadanía que garantice la suficiencia de recursos para existir con dignidad en una época en la que el empleo ha dejado de ser el elemento integrador de la mayoría social. Claro que eso implica romper la inercia y salir de la zona de confort ideológico en la que todavía se hallan instalados los cuadros sindicales. Se van cayendo del burro, pero para aceptar la renta básica universal tendrían que subir de categoría en las caídas. Necesitan un caballo, y no precisamente de vapor.


La automatización es algo que se veía venir desde hace mucho tiempo. En 1948, Norbert Wiener (1894-1964) matemático estadounidense considerado el ‘padre’ de la Cibernética, publicó Cybernetics or Control and Communication in the Animal and the Machine, obra en la que expone los fundamentos de las nuevas ciencias del control. Consciente de las consecuencias sociales que plantearía el desarrollo de las aplicaciones tecnológicas derivadas de la automatización, Wiener intentó advertir a gobernantes y sindicalistas sobre el conflicto entre tecnología y empleo que se avecinaba, sugiriendo la idea de compensar a los ciudadanos con algún tipo de ingreso garantizado. Citamos literalmente:
 
Este nuevo desarrollo tiene posibilidades ilimita das para bien y para mal. [...] Da a la raza humana una nueva y más eficaz colección de esclavos mecánicos para realizar su trabajo. Tal labor mecánica tiene la mayor parte de las propiedades del trabajo de esclavos, aunque, a diferencia de él, no lleva consigo los directos efectos desmoralizadores de la crueldad humana. Sin embargo, cualquier trabajo que acepta las condiciones de competencia con el trabajo de esclavos, acepta las condiciones del trabajo de esclavos y es esencialmente un trabajo de esclavos. La palabra clave de esta manifestación es competencia. Puede ser algo muy bueno para la humanidad el tener máquinas que le eviten las tareas serviles y desagradables, o quizá no lo sea. Yo no lo sé. No puede ser bueno para esas nuevas potencialidades ser contabilizadas en términos de mercado, o en cuanto al dinero que ahorran, y son precisamente los términos de mercado abierto, la “quinta libertad”, los que han llegado a ser la contraseña del sector de la opinión americana representado por la National Association of Manufactures y el Saturday Evening Post. Digo opinión americana porque, como americano, la conozco mejor, pero los mercachifles no reconocen fronteras”.

Quizá pueda clarificar la base histórica de la situación presente si digo que la primera revolución industrial, la revolución de las “negras hilanderías satánicas”, supuso la desvalorización del brazo humano en competencia con la máquina. No hay salario suficientemente bajo de un simple obrero de pico y pala de los Estados Unidos que pueda competir con el trabajo de una pala mecánica como una excavadora. La moderna revolución industrial se limita similarmente a desvalorizar el cerebro humano, al menos en sus decisiones más simples y rutinarias. Por supuesto, del mismo modo que un carpintero experto, un mecánico experto, un sastre experto, en cierto grado han sobrevivido a la primera revolución industrial, así el científico y el administrador experto pueden sobrevivir a la segunda. Sin embargo, considerando la segunda revolución como realizada, el ser humano medio de mediocres conocimientos no tiene nada que vender que merezca la pena comprarse. La respuesta, por supuesto, es tener una sociedad basada en valores humanos que no sean el comprar o vender. 


Transcurrido más de medio siglo desde las intuitivas advertencias de Wiener, nos hallamos inmersos en la Cuarta Revolución Industrial. Tras la automatización de la industria en el siglo XVIII (Industria 1.0), la división del trabajo y la producción en cadena de principios del siglo XX (Industria 2.0) y la revolución tecnológica de finales del siglo XX (Industria 3.0), ahora se trata de la digitalización de los sistemas de producción –en las áreas de inteligencia artificial, robótica, nanotecnología e impresión 3D– que impactará en las empresas, afectando a las personas, la sociedad y los países.

Es seguro que se crearán nuevos empleos altamente cualificados, no obstante, la diferencia entre estos nuevos empleos y la desaparición de oficios obsoletos arrojará un saldo de destrucción neta de empleo. Estamos, pues, cada vez más cerca del modelo que hace tiempo se ha descrito como Sociedad 20-80, en la que bastará el trabajo de alredededor del 20% de la población activa para hacerla funcionar. Esa minoría de trabajadores cualificados será suficiente para asegurar el control de las máquinas y los procesos productivos. El 80% restante de la población sólo tendrá acceso a empleos de bajísima cualificación, serviles en su mayoría, o se verá condenada al desempleo estructural.

Todo esto no son hipótesis ni profecías futuristas, son hechos tangibles cuyas consecuencias sociales no han sido debidamente valoradas por las formaciones políticas y sindicales con teórica capacidad para formular soluciones a la creciente desigualdad social. Prometer empleo cuando el empleo se ha convertido en un artefacto obsoleto parece cosa de locos. Otrora, el empleo fue un factor liberador al facilitar que las personas, al obtener un razonable nivel de ingresos, pudieran encuadrarse dentro del marco socioeconómico de su país. Pero ese potencial liberador del empleo no sólo se ha desvanecido, sino que se ha transmutado en su contrario, convirtiéndose en un elemento de dominación.

De entrada, el empleo plantea siempre un desequilibrio de fuerzas en el acto contractual por el que una persona vende a otra su tiempo, fuerza y capacidad de trabajo, a cambio de un salario. Tal vez en una sociedad idílica ese contrato pudiera celebrarse en condiciones de igualdad. Pero en la sociedad real en que vivimos, el contrato laboral se realiza bajo un ordenamiento legal en el que una de las partes, la empleadora, obtiene grandes ventajas (disposición del tiempo, organización, disciplinaria) sobre la otra parte, la empleada. Es decir, que el empleo no sólo no garantiza la igualdad, sino que contribuye a perpetuar la dominación de una clase social sobre otra. Y si ese dominio fue alguna vez atenuado por legislaciones progresistas, en la actualidad el triunfo de la doctrina neoliberal está llevando la situación de dominio a condiciones que recuerdan las que imperaban en el siglo XIX.

O los sindicatos de reinventan y ofrecen soluciones adecuadas al siglo XXI, o los perdedores de la sociedad, ante la falta de alternativas, emulando a los ludditas ingleses del siglo XIX, tendrán que recurrir, ultima ratio, a la destrucción de las máquinas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada